Excavaciones en el Puig de la Misericordia

02-10-2017  |  CATEGORÍAS:  YACIMIENTOS

Durante el mes de septiembre y el de octubre se realizan trabajos en el yacimiento vinarocense que permitirán la excavación del edificio del siglo VII a.C.

Después de la campaña de excavaciones que se ha realizado este verano en el yacimiento del Puig de la Misericordia en Vinaròs que se desarrollo durante el mes de julio, y en la que se excavó el recinto 16 y parte del 12 en sus niveles del siglo VI y VII a.C., identificándose un nivel residual del Bronce Final por debajo de ellos, este mes de septiembre se ha iniciado una nueva campaña de excavaciones que tendrá una duración de dos meses, en la cual se adecuará la superficie del yacimiento para poder acceder de forma más directa a los niveles del siglo VI y VII a.C., ya que estos se encuentran cubiertos por un fuerte nivel de aterrazamiento, así como por las construcciones de la fase del siglo II a.C., que se excavaron en el año 1990, lo que impedía continuar las excavaciones de las fases del gran edificio fortificado, ya que en el interior de este edificio se alcanza una estratigrafía que alcanza una secuencia superior a los dos metros. Por tanto se ha procedido a retirar los restos arquitectónicos del siglo II a.C. y del nivel de aterrazamiento que amortizaba el edificio, lo que dejará el yacimiento para la próxima campaña de excavación preparado para poder actuar directamente sobre los niveles de ocupación del siglo VI a.C., y una vez excavados estos continuar en las fases iniciales del yacimiento.

La excavación está sacando a la luz las diferentes paredes de mampostería que estructuran el espacio interno de la residencia fortificada, lo que permite conocer de antemano la distribución de este espacio y así poder plantea las futuras excavaciones atendiendo a las superficies que ocupan cada una de ellos.

El desmontaje de las paredes ha permitido conocer con mayor precisión la técnica constructiva de éstas, así se ha podido comprobar como por encima del nivel de aterrazamiento, el cual está compuesto por el abocamiento de piedras y tierras, se situaba una cimentación de losas sobre la que se sustentaban las diferentes paredes, paredes que presentaban en su interior una concha de molusco marino (glecimeris gaditanus) que seguramente se pusó en cada una de ellas como ritual propiciatorio.

ANTERIOR SIGUIENTE
SIAP. Servicio de Investigaciones Arqueológicas y Prehistóricas. Diputación de Castellón siap@dipcas.es | © Los autores
Aceptar
En esta web usamos cookies propias y de terceros para proporcionarte nuestro mejor servicio. Si continuas navegando, consideraremos que aceptas su uso. Más información aquí