Panorama

ALCALATÉN-MIJARES
LOS CABAÑILES INFO

Complejo monumental con una arquitectura funeraria singular

En el término de Zucaina, un pequeño municipio de l’Alt Millars, se localiza un complejo tumular1de gran importancia, Los Cabañiles, área destacable por su concentración de actividades relacionadas con el ámbito funerario. Está situado en una zona condicionada por el entramado fluvial, delimitada hidrográficamente por el barranco de Santa Ana, que en su curso alto se denomina barranco del Carro, y a la derecha por el eje más visible del río Villahermosa. Buena parte del poblamiento protohistórico documentado hasta la fecha se asocia a estos ejes fluviales.
 
+ Info
Hallazgos
Doc. arqueológica
Geomática
En este contexto geográfico aparecen dos asentamientos muy relevantes por las informaciones que aportaron en cuanto a las prácticas rituales y sus vinculaciones con cultos religiosos ibéricos: Los Cabañiles y La Escudilla.
Los trabajos tienen un largo recorrido puesto que las primeras excavaciones comenzaron en 1969. Se empezó con la prospección de dos áreas determinadas. La primera de ellas resultó ser un yacimiento en llano, conocido como La Escudilla, donde aparecieron 22 enterramientos infantiles en urna, y la segunda, más elevada, se encontraba en la partida denominada Los Cabañiles, donde se hallaron seis inhumaciones2 en urna dentro de una habitación.
La peculiaridad de este ritual infantil es que afecta solamente a neonatos y menores de medio año de edad. Entre ambos yacimientos hay una estrecha conexión, no sólo en el aspecto espacial -se encuentran a 500 metros de distancia en línea recta-, sino en un sentido más amplio que involucra también los conocimientos sobre la cultura y la práctica funerarias de esta época. Además, se relacionan por la escasez de material cerámico, casi siempre asociable a contextos del siglo VI a.n.e. Los Cabañiles ha sido excavado sistemáticamente desde el año 2009 gracias a lo cual se han podido delimitar cuatro áreas diferenciadas, con restos de estructuras de viviendas y una necrópolis. 
 
Ampliar imagen

Una sala de gran valor arqueológico

En la zona 1, descubierta ya en los años 70, salió a la luz un edificio de planta rectangular que alcanzaba una superficie de 32 metros cuadrados. Alineadas a nivel del basamento de cimentación del zócalo de la pared meridional de la sala se hallaron cuatro urnas, apoyadas directamente sobre el piso de roca, que contenían cinco individuos inhumados de edad infantil, enterrados sin ajuar de acompañamiento. En cambio, en el muro septentrional se localizó una sola urna, con un pobre ajuar consistente en una vulva de un pequeño molusco. Al lado de éste se descubrió otro recinto contiguo de 40 metros cuadrados en el que no se halló ningún enterramiento. Pero aquí el registro material fue más abundante, con numerosos fragmentos de cerámica hecha a mano y a torno, restos de un brazalete decorado, herramientas como percutores y afiladores. La tipología y las características del asentamiento nos llevarían a considerarlo un pequeño núcleo poblacional, quizás relacionado con almacenes.

El yacimiento de Los Cabañiles, en Zucaina, que fue ocupado desde finales del siglo VII y a lo largo del VI antes de nuestra era, presenta un área de habitaciones y otra de enterramientos en túmulos

Seis estancias separadas entre sí

Durante las excavaciones de los años 2000 y 2001, en la parte este del primer recinto (edificio C) se pudo delimitar otro conjunto de seis estancias separadas entre ellas por paredes medianeras, con un desarrollo longitudinal. Probablemente, cada espacio tenía una funcionalidad diferente, aunque no todos han dado materiales que puedan confirmar su utilización. Pero sabemos, por ejemplo, que hay una habitación relacionada con actividad metalúrgica, dada la presencia de un molde de fundición y ceniza en el registro arqueológico; otra se supone que era un vestíbulo de acceso (C6) a la parte principal del complejo (vano C3) donde se hallaron restos de hogar y una urna con tres inhumaciones infantiles.
 
Cuando se volvieron a retomar los trabajos de investigación en 2007, se identificó otro edificio con cuatro habitaciones paralelas que tenían prácticamente las mismas medidas. En ellas se encontró cerámica para el transporte y almacenamiento de líquidos y comida. Esta construcción se asoció al siglo VI a.n.e. Sin embargo, en las campañas siguientes, desde 2009 hasta 2012, se documentó un extraordinario conjunto tumular (zona 3) compuesto por 24 estructuras, donde se documentaron 28 depósitos funerarios diferentes con sus ajuares correspondientes. Las estructuras se adosan unas a otras y se diferencian por la tipología constructiva empleada.

 

 

Los arqueólogos han hallado en la zona de habitaciones recién nacidos inhumados depositados en urnas, en vez de estar simplemente enterrados bajo el pavimento como será habitual a lo largo del periodo ibérico

A partir de la más antigua, que presenta planta circular, se desarrollan túmulos en forma de arco que apoyan en una o dos estructuras creando una cámara interna para depositar el individuo y, finalmente, la más reciente, caracterizada por la creación de paredes semicirculares de mampostería que aprovechan dos túmulos para apoyarse y formar un espacio vacío donde guardar los restos funerarios y taparlos con una losa. El grupo de investigación decidió excavarlas teniendo en cuenta este desarrollo estructural y, por supuesto, cronológico, documentando de tal manera las distintas fases, que abarcan un arco temporal que incluye los finales de los siglos VII y VI a.n.e. El material hallado contribuye a validar esta hipótesis, dado que los depósitos funerarios más antiguos se caracterizan por urnas hechas a mano y un pobre ajuar, siempre de bronce. Aunque hay que decir que en esta misma fase se puede encontrar también ejemplo de urna hecha a torno de origen fenicio.

Piezas de hierro

 En un momento de crecimiento de la necrópolis se genera un cambio estructural y ritual caracterizado por urnas hechas a torno de producción ibérica. En la etapa final del asentamiento, las construcciones más complejas y los ajuares presentarán piezas en hierro, como por ejemplo armas u objetos de carácter militar.
La zona 2, más bien definida como un espacio de tránsito entre las estancias y el complejo tumular, aún no ha sido excavada. Finalmente, la zona 4 corresponde al punto de acceso al conjunto funerario por el antiguo camino documentado que lo pone en comunicación con la hoya de Zucaina y el yacimiento de La Escudilla.
 El estudio del asentamiento, con sus edificios y necrópolis, ha suscitado el planteamiento de muchas cuestiones sobre el desarrollo social, cultural y los hábitos religiosos de los habitantes de este lugar.
 
Depósito funerario, urna. Vaso cerámico./ Fuente: SIAP / Memòria final, Los Cabañiles -2013
 
A partir de las informaciones adquiridas se puede llegar a distinguir claramente una diferencia por grupos de edad en el ritual funerario. De hecho, los recién nacidos, fetos o lactantes, se enterraban en urna en un espacio determinado mientras que las sepulturas de jóvenes o adultos eran colocadas en el área tumular. Según lo que se ha llegado a analizar hasta el momento, en Los Cabañiles se han documentado tres formas distintas de sepulturas: inhumación en urnas de neonatos; cremación3 de individuos adultos e infantiles en los túmulos y la inhumación en cámara de un único individuo joven de sexo femenino. 

Análisis de los depósitos sepulcrales

Como ya hemos comentado, el conjunto ha ofrecido 24 túmulos, de los cuales sólo 12 han sido analizados, estudio a partir del cual se ha identificado a 21 individuos sometidos a cremación, a los que se añade un adulto que había sido inhumado. Los resultados obtenidos demuestran que se trataba, en su mayoría, de adultos con una media de edad de 40 años, aunque hay también un lactante, un niño y un adolescente.  
 

Objetos de bronce de la indumentaria personal, como broches, son los objetos del ajuar encontrados en las excavaciones, que comenzaron en 1969

1Tumular: En forma de túmulo o conjunto de piedra colocado de forma circular o alargada, dispuesta sobre una sepultura para que el cuerpo quede cubierto y protegido2 Inhumación: entierro con el cuerpo sin alterar, que se depositaba en un agujero en el suelo y se cubría.3 Cremación: reducción del cadáver a cenizas.

 

OTROS YACIMIENTOS EN ALCALATÉN-MIJARES
SIAP. Servicio de Investigaciones Arqueológicas y Prehistóricas. Diputación de Castellón siap@dipcas.es | © Los autores
Aceptar
En esta web usamos cookies propias y de terceros para proporcionarte nuestro mejor servicio. Si continuas navegando, consideraremos que aceptas su uso. Más información aquí