Panorama

ELS PORTS
SANT JOAQUIM DE LA MENARELLA INFO

Singular área sepulcral en un cruce de caminos

La necrópolis de Sant Joaquim de la Menarella se encuentra en la sierra de la Menarella, entre las provincias de Castellón y Teruel. Fue construida en un altiplano sobreelevado de 720 m2 a 1085 metros de altitud y tiene una posición geográfica muy relevante porque es un punto de cruces de caminos hacia Forcall (norte-sur) y la Sierra de Gúdar (este-oeste).

Antes de realizar el parque eólico de esta zona se llevaron a cabo diferentes intervenciones de prospección, excavación, estudio y finalmente la puesta en valor de los yacimientos encontrados por parte de un equipo multidisciplinal compuesto de profesionales del patrimonio. En esta zona en concreto se documentaron 28 estructuras y 20 depósitos funerarios en los cuales fueron colocados un total de 90 individuos, según el rito de la incineración1, durante los siglos VII y VI a.n.e.
+ Info
Hallazgos
Doc. arqueológica
Geomatíca
Desde un punto de vista morfológico, las estructuras funerarias encontradas se han dividido en 3 tipologías básicas:
  • circular con cámara excéntrica de mampostería y cista
  • circular sin cámara y con cista de lajas más o menos centrada
  • cuadrangulares con zócalo exterior

Al primer grupo corresponden 5 estructuras y posiblemente otras 2 pero en un estado de conservación muy erosionado por lo que es difícil averiguarlo. El mejor ejemplo de esta tipología lo encontramos en la denominada E1, la cual tiene una planta circular de 3,44 m de diámetro y una cámara rectangular excéntrica. Para construirla se utilizaron piedras calcáreas locales de diferentes dimensiones y tierra. En un punto concreto de la parte interior se colocaron unas losas verticales formando la cista donde se localizó una urna cineraria con restos de incineración y parte del ajuar (2 vasitos de cerámica y algunos objetos de bronce). El suelo de la cámara se realizó con un empedrado de pequeño y mediano tamaño y la puerta se cierra continuando con la construcción del muro perimetral y rellenando el espacio intermedio. Por último, se presume que toda esta estructura podría ir cubierta con losas y al lado de estos túmulos había varios depósitos funerarios. Se trataba de una pequeña construcción de forma circular o elíptica que en algunos casos se apoyaba en la pared exterior de estos.  

La segunda tipología se incluye en las estructuras E4, E5 y E6. Aunque presentan variabilidad en su forma, respectivamente son: circular de 6,94 m de diámetro, doble y circular simple de 3,22 m de diámetro. De hecho, la número 4 resulta ser la mayor de la necrópolis. Presenta un zócalo exterior construido a través de un muro externo y la parte interna está rellena con piedras de diferentes tamaños y tierra. Aunque el sistema de construcción se asemeja al de la estructura anteriormente mencionada (E1), hay varios loculi adosados a sus paredes. Se diferencia por no tener una cámara y por la presencia de una cista ligeramente excéntrica y formada por losas colocadas en posición vertical.

Singular necrópolis con más de 40 estructuras utilizadas durante los siglos VII y VI a.n.e.La tercera tipología se ha documentado en 9 estructuras y en general se caracteriza por tener una planta cuadrangular con zócalo exterior y cámara interna. Dentro de este formato hay además dos variaciones: una no presenta zócalo y tiene una cista adosada a su exterior y la otra es maciza y su zócalo se establece sobre una base circular (E28). Por los restos hallados en los derrumbes de las cámaras y por algunos conservados todavía in situ, también se supone que la paredes de la cara interna estaban recubiertas de barro. Finalmente, cabe mencionar que la cubierta de la cámara debió estar formada por losas planas y elementos estructurales como viguetas de juníperus, sabina o enebro (según los resultados obtenidos a través de las pruebas antracológicas2).  

 

Ajuares asociados a las estructuras funerarias 

Durante las excavaciones se recogió y documentó un número elevado de recipientes funerarios y vasos de ofrendas. Un estudio posterior ha permitido organizar estos objetos en tres tipologías: urnas hechas a mano; tapaderas; vasos pequeños para ofrendas y contenedores realizados a torno. En líneas generales podemos indicar algunas características comunes en estas piezas: la arcilla utilizada parece ser la misma, su procedencia es local y bastante depurada. Además, después de la cocción, se les aplicaba un engobe —que pudo ser rojo, ocre o marrón— en una de las dos superficies. No se han encontrado casos de decoración pictórica pero sí algunos con elementos aplicados y escasos ejemplares de grafito, incisiones e impresiones. Durante el estudio del material cerámico encontrado, los investigadores también decidieron agruparlo según sus aspectos comunes. Así, tenemos vasos hechos a mano divididos en 8 tipologías diferentes: tapaderas con 5 variaciones en sus formas; vasos de ofrendas de 4 tipos y sus variaciones (aunque no son muy numerosos su cronología abarca mediados del siglo VII y primer cuarto del siglo VI) y finalmente los vasos a torno. A estos se añaden dos grandes conjuntos, en el primero están las piezas de influencia fenicia como los pithos3 (datados en el segundo y tercer cuarto del siglo VI a.n.e.) y en el segundo los tipos que se parecen más a las tinajas ovoideas del mundo ibérico del 575-550 a.n.e.

Área sepulcral construida en un altiplano a 1085 metros de altitud

 
Junto con los contenedores, dentro del material recuperado en la necrópolis se hallaron numerosos objetos en bronce (en su mayoría brazaletes y pulseras de tipología muy variada que pudieron ser lisas o llevar incisa una decoración geométrica simple o compleja). También hay objetos circulares cerrados como cuentas de collar y algunos abiertos de tamaños variados como pendientes, colgantes y fíbulas.

Ritual funerario: incineración

Todos los rituales funerarios documentados en Sant Joaquim de Menarella siguen un proceso común que consiste en la cremación en pira del cadáver hasta reducirlo a pequeños fragmentos en el ustrinum —que en esta necrópolis en concreto se ha identificado entre las estructuras E4, E16 y E26 por la presencia abundante de cenizas sobre un lecho de piedras (indicio de una deposición secundaria)—.  Una vez terminada esta primera fase, los restos se colocaban dentro de contenedores cerámicos o directamente en tierra (loculi). Parece no haber una distinción tipológica entre los vasos utilizados para guardar los restos y el ajuar de acompañamiento.

 Ritual funerario: cremación en pira de los difuntos a una temperatura de 600º

A partir del análisis antropológico también sabemos que los restos óseos se quemaron a una temperatura que alcanzaba unos 600º y hasta el día de hoy se han identificado unos 90 individuos (entre los que hay un caso de un menor de 12 meses, adolescentes entre los 12 y 20 años y adultos). Debido al estado de conservación tan deteriorado es difícil averiguar el sexo de los restos. También resulta complejo establecer la asociación de los contenedores y la tipología de los túmulos con el número de individuos enterrados a causa de un posible fenómeno erosivo postdeposicional que ha generado una dispersión del material.
 
Sin embargo, podemos realizar algunos comentarios en este sentido. En las estructuras circulares con cista se documentó un individuo y en algún caso dos. A ellos se asocia la presencia de un solo recipiente o de varios, junto con un ajuar de objetos metálicos de bronce. Adosados a los túmulos hay enterramiento en loculi, cuyo número puede variar entre 1, 2, 3 o 6 y en donde se depositaron los restos óseos sin ceniza recuperados después del ritual funerario. A veces, se añadía el ajuar metálico.
 
En cambio, en las estructuras cuadradas encontramos conjuntos más numerosos de objetos asociados, aunque no siempre hay relación directa con el número de difuntos. En las E12 y E19 se ha documentado un enterramiento individual acompañado de 5 vasos, una tapadera y un conjunto metálico con piezas en bronce y hierro en el primer caso y un difunto con 5 vasos, 4 tapaderas, fragmentos de otros 15, junto con restos de bronce, hierro y un muelle de fíbula en el segundo. En algunas estructuras también hay que señalar la presencia de ofrendas de tipo orgánico como ovicaprinos, bovinos y suidos.

Se han documentado un total de 90 individuos: Un lactante, adolescentes y adultos

Tossal de la Menarella: Restos de habitación del Bronce Final

Otros vestigios arqueológicos se encontraron en la zona oeste de Tossal de la Menarella donde se localizaron restos de una habitación del Bronce Final. De hecho, aprovecharon la condición del terreno para realizar estructuras negativas en el suelo: 7 cubetas (fechadas entre los siglos IX y VIII a.n.e.) y un silo (época ibérica). En cuanto a su interpretación y función, se cree que se trate del fondo de una cabaña o de estructuras empleadas como vertederos. Esta hipótesis se formula debido a factores que abarcan aspectos como: las dimensiones de las cubetas, la presencia de elementos  constructivos e improntas de elementos sustentantes, entre otros. En los rellenos que cubrían las cubetas se sacaron a la luz numerosos fragmentos de cerámicas asociadas a la Cultura de Campo de Urnas y restos de fauna: ovicaprinos (Ovis aries y Capra hircus); bovinos (Bos Taurus); suidos; escasos restos de équidos (caballo); perro (Canis familiaris); ciervos (Cervus elaphus); gato montés (Felis sylvestris) y conejo (Oryctolagus cuniculus).
 
Todas las informaciones adquiridas nos ofrecen un testimonio sobre la economía de las sociedades del Bronce final en esta zona. Observamos la presencia de toda la cabaña ganadera pero al mismo tiempo la utilización de algunos de estos animales como fuerza de trabajo. Se demuestra la realización de actividades metalúrgicas (a través del hallazgo de un molde para la fabricación de hachas de bronce) y de tareas agrícolas por la documentación de dientes de hoz con pátina de cereal y molinos de mano.

 

1Incineración: Reducción del cadáver a cenizas.2Antracológicas: Método científico para analizar los carbones recuperados en los contextos arqueológicos.3Pithos: Nombre griego de un gran contenedor de almacenamiento y transporte.

 

OTROS YACIMIENTOS EN ELS PORTS
SIAP. Servicio de Investigaciones Arqueológicas y Prehistóricas. Diputación de Castellón siap@dipcas.es | © Los autores
Aceptar
En esta web usamos cookies propias y de terceros para proporcionarte nuestro mejor servicio. Si continuas navegando, consideraremos que aceptas su uso. Más información aquí