Panorama

ELS PORTS
EN BALAGUER INFO

Origen y evolución de una comunidad rural

El yacimiento de En Balaguer se sitúa en una zona montañosa, entre la sierra de Gúdar y la costa del Maestrat, dentro del término municipal de Portell de Morella, en la comarca de Els Ports. En Balaguer no se puede definir como un poblado sino como un conjunto de núcleos rurales de hábitat de pequeña extensión que aprovechaban los recursos de la zona y se dedicaban a la explotación agropecuaria y almacenaje.
En 2005, antes de llevar a cabo las obras para realizar un parque eólico en esa zona, los investigadores realizaron una prospección intensiva para identificar la presencia de testigos arqueológicos y efectivamente se recuperaron numerosos materiales en superficie; se marcó el perímetro del yacimiento y se documentaron restos de diferentes estructuras. Hacia la mitad del año siguiente comenzó la primera campaña arqueológica en la que estudiaron cómo la obras afectarían la zona y comprobar las hipótesis sobre la cronología del complejo.
+ Info
Hallazgos
Doc. arqueológica
Geomática

Fueron realizados unos 30 sondeos manuales en 242 m2 de superficie y el material hallado reveló la existencia de tres niveles de ocupación: fase protohistórica (Hierro Antiguo), época iberorromana y un edificio del siglo XIX.

Durante el 2008 hubo otra campaña en la que se decidió profundizar en los sectores 1 y 2, relacionados con las primeras dos fases de actividad del yacimiento. En el primer sector se localizó la planta de un edificio de época iberorromana con numerosos departamentos relacionados y también un granero sobreelevado. En cambio, en el segundo se documentó gran parte del complejo edificado en la Edad del Hierro I, como la Casa-Torre del siglo VII a.n.e.

El equipo dedicado a las labores arqueológicas estaba formado también por conservadores-restauradores que en algunos casos intervinieron directamente sobre las estructuras; en otros favorecieron la conservación de los restos arqueológicos y finalmente prepararon el yacimiento para su puesta en valor. En cambio, la intervención realizada en el sector norte se enfocó en la documentación de una masía conocida como Mas de Joan, de época post-medieval.

Fase primera de la Edad del Hierro: Casa-Torre

La primera ocupación del yacimiento se identificó en la zona suroeste del área de estudio (el llamado Sector 2) cuyos restos eran poco visibles debido al elevado nivel de deterioro de sus estructuras. No obstante, se define claramente un edificio denominado Casa-Torre, de planta rectangular que termina con un extremo absidal que le confiere ese aspecto semi-fortificado. Por otra parte, esta construcción es el eje central de un posterior proceso de urbanización evidenciado por la presencia de varios departamentos adosados a sus costados norte y sur. La Torre tiene 45 m2 de superficie y se supone que tuvo dos plantas (teoría evocada por el grosor de sus muros). En la parte interior de la estructura, se conservaba un importante conjunto de piezas cerámicas, en su mayoría, vasos de almacenamiento de alimentos, ollas, cazuelas de cocina y algunos objetos más finos utilizados como vasijas y utensilios de la Edad del Hierro I. Posiblemente este ajuar estuvo situado en un banco junto al muro —lo que puede sugerir que en ese mismo lugar se instaló un primer hábitat hacia el siglo VII a.n.e.—.

Yacimiento con vestigios de frecuentación desde la época protohistórica, iberorromana y post-medieval

En una fase sucesiva, esta Torre se engloba con otras estructuras de formas cuadrangulares realizadas en un primer momento hacia la parte occidental y posteriormente extendiéndose hacia el sur. De hecho, en las proximidades de esta zona se ha documentado una ingente cantidad de restos cerámicos, óseos e incluso fragmentos de adobes que presentan todavía improntas vegetales (testimonio de una posible utilización de este material para levantar las paredes y el techo de las habitaciones).

Este fenómeno de crecimiento estructural está asociado a una nueva fase de ocupación hacia la primera mitad del siglo VI a.n.e. detectado gracias al hallazgo de otro ajuar de cocina descubierto en el departamento 3 que ha permanecido in situ. Sin embargo, hay todavía mucho que investigar pues en superficie se ven indicios de otros espacios que completarían el complejo en cuestión.

Segunda fase: Iberorromana

En la zona sur de la loma de En Balaguer también se halló otro conjunto arqueológico relacionado con la aparición de vivienda y almacén de época iberorromana y fechado desde el siglo III a.n.e. hasta el siglo II d.n.e. Inicialmente, los sondeos revelaron la existencia de un pequeño granero sobreelevado e integrado en un edificio más grande. En la parte oeste se halló una trama de muretes paralelos al edificio que probablemente formaban parte de un sistema de ventilación del ambiente para evitar la acumulación de humedad en su parte inferior. Además, en la zona central se hallaron tres losas colocadas verticalmente y apoyadas unas en otras creando una cista. Durante la prosecución de los trabajos arqueológicos se definió el perímetro de este sector —que resultó bastante amplio (600 m2)— y dividido en ocho departamentos, aunque en algunos casos es complejo establecer sus funciones reales.

Granero sobreelevado con posible sistema de ventilación del ambiente para evitar la acumulación de humedad

Según un análisis estructural, parece ser que en principio se crearon zonas designadas a hábitat (Edificio 0) y posteriormente otros espacios destinados a labores agropecuarias, almacenaje y también para alojamiento.

Tercera Fase época post-medieval: Masía Mas de Joan      

La última fase de ocupación de En Balaguer está bien representada por la masía Mas de Joan. Probablemente se realizó aprovechando las estructuras de las épocas anteriores y también afectó los niveles arqueológicos.
Este inmueble —utilizado como casalicio— era destinado tanto a hábitat como a trabajo. Tiene una planta rectangular de unos 220 m2 divididos en cuatro habitaciones y en el lado oeste de la casa está adosado un horno moruno de leña.

Masía Mas de Joan: Complejo destinado a tareas domésticas, agrícolas y ganaderas

Según la tradición oral, se sabe que durante su última fase de ocupación, en esta Masía vivía una familia muy numerosa que se dedicaba a tareas domésticas, agrícolas y a la ganadería.
Aunque no haya una fecha concreta de su levantamiento se cree que fue construida durante el último tercio del siglo XVIII y principios del XIX. Su construcción coincide con un momento histórico en el que muchas áreas montañosas de la zona se vieron afectadas debido al crecimiento demográfico que provocó la necesidad de crear rendimientos agropecuarios y trajo como consecuencia el aumento del número de masías en Els Ports. En cambio, en la segunda mitad del siglo XX hay un éxodo hacia las ciudades y se produce el total abandono de los campos y del patrimonio constructivo visible.  

Restos materiales

El material en sí, como hemos podido observar en las descripciones de los distintos sectores, abarca una cronología muy amplia: época protohistórica, ibérica, romana, medieval y post-medieval. Aunque estas dos últimas han aportado menor cantidad de fragmentos, en En Balaguer destacan cuatro grandes conjuntos cerámicos.
 
El primero está localizado en la Casa-Torre (sector 2) en un contexto cerrado. En él aparecieron ejemplares que formaban parte del servicio de mesa y contenedores para almacenamiento de alimentos o para cocinar (todos decorados con distintas técnicas de acabado). Además, también se hallaron restos de bronce: una aguja de coser o de ojo y una concha marina de gasterópodo datada dentro del siglo VII.
 
El segundo conjunto cerrado se descubrió en el Departamento 3. Se encontraron 30 piezas cerámicas modeladas a mano o a torneta (con presencia de algunos elementos grafitados) y otro tipo denominado els peus reixats (pies calados) que incluye perforaciones alrededor de la superficie del pie anular. También se recuperó un grupo de objetos metálicos, entre ellos destacamos una fíbula de doble resorte; un cuchillo afalcatado y una parrilla en un estado de conservación no muy bueno. 
 
En el tercer grupo de materiales hay piezas cerámicas hechas a mano y a torno (de la época ibérica) junto con algunas importaciones de edad romana republicana: fragmentos de Kálathos1 y escasos restos de cerámica Campaniense2 marcando un espacio temporal desde el III hasta el I a.n.e. Junto a las vasijas, también se halló un botón semiesférico de bronce y una fíbula de la Tenè3.

Casa-Torre, primer núcleo estructural de la Edad del Hierro

Finalmente, el cuarto conjunto se destaca más con respecto a los otros por la presencia de algunas cerámicas romanas de prestigio como la terra sigillata4 (de procedencia itálica y sud gálica) y de algunas vasijas de servicio de mesa, aunque siguen predominando las cerámicas modeladas a torno ibéricas como ánforas, Kálathos, páteras5, fragmentos de tinajas, jarros y restos de cerámica hecha a mano. Igualmente hay que destacar la aparición de 7 pondus6 (identificados en el Sector 1) que mantienen las mismas características simples a excepción de uno que está inciso en la parte superior.

El estudio de las distintas estructuras del yacimiento y de los abundantes restos cerámicos, metálicos y óseos encontrados, son solo algunos de los factores que han contribuido a reconstruir el contexto de En Balaguer. A estos elementos tenemos que añadir la posición geográfica, los recursos de la zona, los cultivos y las vías de comunicación bien comerciales o ganaderas. Todos estos aspectos nos demuestran que en la Casa-Torre hubo una frecuentación del conjunto a partir de principios del siglo VII a.n.e. y luego se pasó a un edificio más complejo durante la primera mitad del siglo VI a.n.e. (donde se vivía en condiciones bastante elevadas, según los testimonios cerámicos encontrados). Posteriormente, entre el III a.n.e. y el II d.n.e., se nota una fase de abandono con una sucesiva ocupación en la parte sur que mantiene más o menos el mismo modelo de carácter rural: departamentos con zonas de trabajo y vivienda siguiéndole otro vacío histórico que termina con la construcción de la masía Mas de Joan en el siglo XVIII y que perdurará hasta el siglo XX, conservando su identidad agropecuaria.

1Kálathos: Objeto de cerámica ibérica con forma de cesto cilíndrico.2Cerámica campaniense: Término utilizado para identificar un grupo de producción cerámica elaborada con barniz negro que se fabricaba en Campania, Lacio, Etruria y Sicilia, pero que se difunde en todo toda la parte occidental del Mediterráneo. Su cronología se centra entre finales del siglo III y el I a.n.e. Se conocen tres producciones principales denominadas campaniense, A, B y C.3Cultura de la Tenè: Es una cultura perteneciente a la Edad del Hierro, también conocida como Edad del Hierro II.

4Terra sigillata: Expresión latina que significa «tierra (o cerámica) sellada», referida a un característico tipo de cerámica romana de color rojo brillante. Su cronología abarca desde el siglo I a.n.e. hasta mediados del siglo III, aproximadamente.
5Pátera: Plato de poco fondo de época romana utilizado durante los ritos de sacrificios.6Pondus: Pesa de telar romana.

 

OTROS YACIMIENTOS EN ELS PORTS
SIAP. Servicio de Investigaciones Arqueológicas y Prehistóricas. Diputación de Castellón siap@dipcas.es | Una creación de AD&D 4D Creative Commons
Aceptar
En esta web usamos cookies propias y de terceros para proporcionarte nuestro mejor servicio. Si continuas navegando, consideraremos que aceptas su uso. Más información aquí