Panorama

ELS PORTS
LA MOLETA DELS FRARES INFO

Un enclave estratégico en las comunicaciones entre el Mediterráneo y el delta del Ebro

La Moleta dels Frares es un yacimiento ubicado a 2 km de la localidad de Forcall, en la comarca de Els Ports. Se asienta en una pequeña muela situada sobre el río Cantavieja, a unos 895 m de altitud, rodeada por escarpaduras que la dotan de una defensa natural. Con una superficie próxima a las 8 ha, es uno de los asentamientos más grandes de las comarcas castellonenses que fue ocupado desde la Edad del Bronce hasta el periodo andalusí. Entre los siglos I y III d.n.e. albergó la única ciudad romana conocida en nuestras tierras. Por su situación junto a una encrucijada fluvial, fue también un importante nudo de comunicaciones por el que pasaba un camino mencionado por los itinerarios antiguos que desde la Vía Augusta se dirigía hasta Caesaraugusta.

+ Info
Hallazgos
Doc. arqueológica
Geomática
Las primeras noticias acerca de La Moleta son del año 1876 cuando Nicolás Ferrer y Julve, catedrático de medicina de la Universitat de València y aficionado a la arqueología, publicó en la prensa valenciana la noticia del descubrimiento de una ciudad romana que entonces se identificó con Bisgargis. Esta atribución se mantuvo durante un siglo hasta que en 1977 el investigador alemán G. Alfoeldy reinterpretó una inscripción romana conservada en Morella: un altar dedicado a Júpiter en el año 212 d.n.e. por la salvación del emperador Caracalla, que fue erigido por la res publica leserensis. Así pues, Lesera debió ser una población privilegiada con el estatuto municipal en época del emperador Augusto, que se mantuvo activa al menos hasta principios del siglo III d.n.e. Junto a esta fuente epigráfica, su topónimo también aparece mencionado en la Geografía que Claudio Ptolomeo redactó hacia mediados del siglo II d.n.e.
La Moleta tiene una forma estrecha y alargada y está constituida por dos plataformas superpuestas. Aunque la ciudad romana se encuentra bastante arrasada, todavía pueden verse numerosos restos dispersos por casi toda su superficie. Debió de ser un enclave dotado de todas las infraestructuras propias de su categoría, como una muralla, el foro, el templo, la basílica y la curia, el mercado, unas termas, etc. Entre los restos conservados se encuentran varios lienzos de muralla y la puerta de acceso en su lado este, un gran muro de contención que posiblemente corresponde al foro, una casa que ha sido excavada, restos de otras viviendas y numerosas construcciones de función indeterminada.
Enrique Pla Ballester realizó las primeras excavaciones en el año 1960. Abrió tres sondeos en diferentes zonas del yacimiento, gracias a los cuales se comprobó su estado de conservación y se conocieron los principales periodos de ocupación. El primero se realizó en la zona sur de la plataforma superior, donde se halló una habitación de planta rectangular (8,5 x 2,7 m) orientada hacia el este. En el extremo norte de esta misma plataforma se descubrió parte de la casa ya mencionada y, finalmente, en la zona norte de la plataforma inferior, un tercer sondeo permitió descubrir una completa secuencia estratigráfica que comprende desde la Primera Edad del Hierro hasta el siglo III d.n.e.     

Enclave en el que se conservan lienzos de la muralla, la puerta de acceso, restos de viviendas y otras construcciones de función indeterminada.

La Moleta fue declarada Bien de Interés Cultural en el año 1998 y en 2001 se reanudaron las excavaciones financiadas por la Generalitat y el Ayuntamiento de Forcall, que fueron realizadas por un equipo de la Universitat de València dirigido por el profesor Ferran Arasa. Entre este año y 2005 se acabó de excavar la domus1  parcialmente descubierta en 1960. En ella se identificaron cuatro fases constructivas: en la primera, de carácter artesanal, se identificó un horno metalúrgico. Las tres siguientes corresponden a una casa de 120 m2 que –en tres fases consecutivas– estuvo ocupada desde época de Augusto hasta mediados del siglo II d.n.e.
Con posterioridad, y hasta 2009, los trabajos prosiguieron en la zona norte de la plataforma inferior —donde se presupone que estaba situado el foro de la ciudad—. Finalmente, en el año 2015 se inició una nueva campaña financiada por la Mancomunitat Comarcal dels Ports en esta misma zona y en 2017 se llevaron a cabo trabajos de restauración en la zona de la puerta y en un lienzo de muralla próximo —financiados por la Generalitat y el Ayuntamiento de Forcall—.  
 

Plataforma inferior

A la ciudad se accedía por un camino que discurría por la vertiente este, junto al que se extendía la necrópolis. En este lado de La Moleta se conservan varios lienzos del recinto amurallado y en la parte central del escarpe se abre la puerta de acceso, de 2,25 m de luz. En el extremo norte de la plataforma inferior debió estar situado el foro y la plaza pública de la ciudad en la que se ubicaban los principales edificios civiles y religiosos de Lesera. En esta plataforma se conserva una gran terraza de unos 2.500 m2 que posiblemente estuvo ocupada por el forum y está dotada de un muro de contención de 74 m de longitud, orientado N-S y dividido en tres tramos: los de los extremos norte y sur son de opus caementicium2 y tienen 1 m de grosor, mientras que el central es de opus vittatum3. En esta zona se han abierto varios sondeos que han permitido sumar nuevos indicios de la presencia de este gran complejo arquitectónico, así como conocer los procesos de transformación que afectaron a este sector tras la desaparición de la ciudad romana —posiblemente entre el final del siglo III y el principio del IV—.

Plataforma superior: la domus

La plataforma superior es estrecha y alargada y está completamente rodeada por la inferior. Se accede a ella por el extremo norte, donde se encuentran los restos de la única domus que ha sido completamente excavada, así como restos de otras de parecidas características. A finales del siglo I a.n.e., durante el reinado del emperador Augusto, se regularizó una terraza en la roca en cuya excavación se identificaron tres fases constructivas. En un primer momento se construyó una vivienda muy sencilla con paredes de piedras trabadas con barro, pavimentos de tierra batida y la fachada orientada al este —donde abría un porche en el que había un pequeño horno doméstico—. Un muro paralelo a la fachada divide la planta en dos partes, en cada una de las cuales hay 3 habitaciones. Esta vivienda fue destruida por un incendio a principios del siglo I d.n.e., entre los reinados de Augusto y Tiberio.
Lesera: municipio romano constituido en época del emperador Augusto.
Sobre ella se construyó otra que es poco conocida por su mal estado de conservación y puede fecharse en las décadas centrales del siglo I d.n.e. Sobre sus restos se edificó una tercera domus (hacia el último tercio de este siglo) que tenía una superficie de 120 m2 y las características típicas de la arquitectura romana: la cubierta de tejas, un amplio salón-comedor (triclinium) de 49,5 m2 con funciones de representación, decorado con pintura mural con paneles imitando el mármol y molduras de yeso, y una cocina con hogar de baldosas cerámicas. Hacia la primera mitad del siglo II d.n.e. la casa se abandonó y fue vaciada para, tiempo después, arruinarse.
 
En el lado SO de esta plataforma se conservan restos de una cisterna, posiblemente de carácter privado, entre los que destaca un muro de opus caementicium y un pavimento de opus signinum4. Es probable que algunos de los rebajes en la roca —observados en distintos puntos del borde del escarpe— correspondan a instalaciones similares.
 

Restos cerámicos, numismáticos y epigráficos

El material recuperado en las campañas de excavación (sobre todo fragmentos cerámicos) ha permitido conocer las diferentes fases de ocupación del yacimiento: Bronce Final-Hierro Antiguo (con importaciones fenicias); época ibérica (con importaciones griegas); periodo ibérico final (con importaciones itálicas de ánforas vinarias y vajilla de mesa campaniense5); época altoimperial (con importaciones de cerámica terra sigillata6 de Italia, el sur de las Galias y el norte de África —además de la procedentes de la propia Hispania—, y otras producciones como la cerámica de paredes finas, de cocina, ánforas de vino, aceite y salazones de distintos lugares, dolia7 para el almacenamiento, etc.); y finalmente el periodo califal, del que se han encontrado algunos fragmentos cerámicos y se ha exhumado parte de una necrópolis de inhumación con algunas tumbas que no contenían ajuar.

De la actividad económica y de las relaciones comerciales de la ciudad y su territorio son testimonio algunas monedas halladas en las excavaciones que pueden fecharse desde la época republicana hasta el Bajo Imperio. Por lo sabido hasta ahora, Lesera no acuñó moneda.

Por otra parte, en La Moleta dels Frares se han encontrado cuatro inscripciones de las que se conservan solo tres. Una de ellas está labrada en jaspe de la Cinta —procedente de Tortosa—, y debió ser un pedestal o un altar dedicado a un matrimonio compuesto por dos importantes familias de la ciudad: la Bebia y la Papiria. Las otra tres son de carácter funerario y están incompletas. Una de ellas está dedicada a un miembro de la familia Julia —que junto a las anteriores— debió formar parte de la élite municipal. Además, se han encontrado algunos breves textos incisos —tanto ibéricos como latinos— en materiales de cerámica, piedra y metal: vasos, fichas y un anillo infantil.

Estuvo ocupado desde la Edad del Bronce hasta el periodo andalusí.

A partir de los materiales arqueológicos recuperados en superficie podemos afirmar que La Moleta dels Frares estuvo ocupada al menos desde la Edad del Bronce. Las excavaciones han proporcionado cerámica del Bronce Final-Hierro Antiguo y de época ibérica —que puede fecharse entre los siglos VII-VI y I a.n.e—. Después de la conquista romana, el oppidum8 ibérico existente debió experimentar un importante desarrollo y, al principio del Imperio, Lesera fue privilegiada con el estatuto municipal para convertirse en la única ciudad existente en tierras de Castellón. A pesar de su modesto desarrollo monumental y de las escasas muestras de lujo halladas (esculturas y mosaicos), la ciudad debió jugar un importante papel en la gestión territorial de una amplia área situada entre la comarca de Els Ports y el Bajo Aragón, así como también en las comunicaciones entre el Valle del Ebro y la zona norte de la costa valenciana. A lo largo del siglo III la ciudad debió experimentar una importante crisis que culminó con el expolio y desmantelamiento de su centro monumental. El lugar siguió ocupado por una población residual, al menos durante los siglos IV y V, y posiblemente en siglos posteriores hasta el periodo andalusí.

1Domus: Viviendas urbanas de las familias de un cierto nivel económico.2Opus caementicium: Técnica de construcción que utilizaba arena, agua y cal para producir el cemento.3Opus vittatum: Técnica de construcción usada para revestimiento que emplea pequeño mampuesto escuadrado dispuesto en hiladas.

 

 

4Opus signinum: Técnica de construcción utilizada para las estructuras hidráulicas que emplea mortero de cal y cerámica machacada.5Cerámica campaniense: Término utilizado para identificar un grupo de producciones cerámicas decoradas con barniz negro y fabricadas principalmente en Campania y otras regiones itálicas entre finales del siglo III y el I a.n.e.6Terra sigillata: Expresión latina que significa «cerámica sellada» con la que se denomina a un tipo de cerámica romana cubierta con un engobe de color rojo brillante. Con producciones en diferentes provincias del Imperio, su cronología general se extiende desde finales del siglo I a.n.e. hasta el VI.7Dolia (plur. de Dolium): Recipiente de grandes proporciones, similar a una tinaja, usado para almacenar y transportar productos líquidos como aceite y vino.8Oppidum: Término latino que significa «plaza fuerte, recinto fortificado, ciudad».

 

 

OTROS YACIMIENTOS EN ELS PORTS
SIAP. Servicio de Investigaciones Arqueológicas y Prehistóricas. Diputación de Castellón siap@dipcas.es | Una creación de AD&D 4D Creative Commons
Aceptar
En esta web usamos cookies propias y de terceros para proporcionarte nuestro mejor servicio. Si continuas navegando, consideraremos que aceptas su uso. Más información aquí